El huevo: Nutrientes y Sistema Inmune

Thinsktock / iStockphoto

El huevo presenta una proporción muy interesante de nutrientes beneficiosos para mantener nuestras defensas, por lo que es un alimento  muy recomendable en nuestra dieta.
Entre ellos destacan tanto minerales  como vitaminas:

  • Hierro: El hierro tiene efectos múltiples sobre el sistema inmunitario. La deficiencia de este mineral en los seres  humanos se asocia a una menor capacidad de los neutrófilos (un tipo de glóbulo blanco) para destruir bacterias, y se reduce la formación de otras células implicadas en la respuesta inmune. Además se relaciona con una mayor incidencia de enfermedades gastrointestinales y respiratorias.
  • Zinc: Es un mineral fundamental en la proliferación celular y por ello tiene efectos sobre la actividad del sistema inmunitario. La deficiencia de  zinc hace que las personas sean más susceptibles a padecer infecciones, mientras que al suplementar la dieta con zinc se observan mejoras en la respuesta inmune a infecciones bacterianas y víricas. También se ha observado que los niveles bajos de zinc plasmático pueden predecir el desarrollo de infecciones del tracto gastrointestinal y diarrea en poblaciones desnutridas.
  • Selenio: En estudios con animales se ha observado que la deficiencia de este mineral disminuye la función inmunitaria y aumenta la susceptibilidad a las infecciones por bacterias, virus y parásitos. No afecta a la capacidad de neutrófilos o macrófagos para atrapar a estos patógenos pero si afecta a su capacidad de destrucción de los mismos, una vez fagocitados.
  • Vitaminas del grupo B: Estas vitaminas en las que el huevo es muy rico mejoran la respuesta de nuestras defensas. Una deficiencia de folatos y de vitamina B6 hace que se produzcan menos linfocitos y que baje su actividad. La falta de vitamina B12 afecta de la misma forma a los neutrófilos.
  • Vitamina D: La mayoría de las células del sistema inmune tienen receptores para esta vitamina, por lo que regula el sistema inmune.
  • Vitamina A: Es esencial para mantener las mucosas y la piel íntegras y su deficiencia puede alterar sus propiedades de barrera natural frente a los patógenos. Su deficiencia va acompañada de una mayor incidencia de enfermedades infecciosas. Al corregirla se reducen dichas patologías y se mejora la respuesta de nuestras defensas.

Fuente: www.huevo.org.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s