¿Cómo debe conservarse un huevo?

flor huevo

Un huevo se conserva fresco y comestible al menos durante cuatro semanas después de la fecha de puesta.

El huevo es muy sensible a los cambios bruscos de temperatura. En el supermercado están sin refrigeración, para mantenerlos a temperatura constante hasta llegar al hogar. Tras la compra, debemos mantenerlos en el frigorífico, evitando que puedan absorber olores o sabores de otros alimentos. Es importante sacarlos justo antes de su uso y solo aquella cantidad que se vaya a consumir.

Evitar cambios bruscos de temperatura  ayuda a mantener la frescura del huevo.

No es aconsejable lavar los huevos para volverlos a almacenar en el frigorífico, ya que se destruiría la película natural que lo protege y evita la entrada de microorganismos patógenos. Solo se recomienda lavarlos si se hace inmediatamente antes de su utilización.

Anuncios